Publicite aquí
Test

Captur: más que una cara bonita

Llegó para ubicarse por encima del Duster

Llegó para ubicarse por encima del Duster, con quien comparte plataforma, motor y caja. Con este SUV, Renault apunta a captar a los que buscan una estética más lograda y mejor equipamiento.

Hay momentos del mercado y de las gamas de las marcas en los que un determinado concepto logra imponerse, y que por su aceptación lleva al éxito de un producto X. Es decir, hay períodos en los que las automotrices pueden hacerse fuertes en un segmento con un vehículo que prioriza ciertas cuestiones como funcionalidad, robustez y confiabilidad, por sobre otras como estética, ítems de confort o seguridad. Se dejan de lado detalles que en ese contexto puedan considerarse un lujo. Es lo que venía ocurriendo con el Duster, modelo con el que Renault supo captar una muy buena porción del mercado de SUV compactos ofreciendo confiabilidad, practicidad para el uso familiar cotidiano, y buenas aptitudes para bajar del asfalto cuando surja la posibilidad. Todo esto logrado sin apelar a la estética como punta de lanza para entrarle por los ojos al cliente. Es una filosofía que pinta a la perfección la idiosincrasia de la industria rumana, donde este vehículo se vende con el logo de Dacia, al igual que Logan y Sandero que van por la misma sintonía: allá se buscan autos más bien básicos pero confiables y versátiles. Esto también prendió en nuestra región, especialmente en Brasil. Se trata de una estrategia claramente, y es a lo que recurrió Renault, que por estas latitudes implementó dichas políticas para salir del letargo y recuperar parte del brillo del pasado. Una vez logrado ese cometido, llegó el momento de pasar a otro plano y poner en escena un vehículo que reúna todo lo antes mencionado, pero en un envase más atractivo, que llame más la atención por sus líneas y que cuente con un listado de equipamiento más completo. Captur es el nombre de ese producto que vino para posicionarse por encima de Duster y que se vende en nuestro país desde hace poco más de un mes.

Figura diferente

Este modelo apareció en Europa hace algo más de tres años, formando parte de una nueva era de productos ideada por Laurens van den Acker, el jefe mundial de diseño de la casa francesa. Y más allá de compartir plataforma y varios elementos con el Clio IV, aquel Captur tiene un cierto parecido al compacto que estrenó la nueva trompa o firma frontal ya planteada por el prototipo Dezir. Pero pasemos a este Captur, desarrollado para la región y basado en el Duster, con lo que, además de esa diferencia estructural con el europeo, se caracteriza por ser un poco más grande y contar con la evolución en estilo plasmada en el formato de las luces, el que de ahora en más se irá sumando a otros autos de la compañía. Tiene ópticas rasgadas que avanzan hacia los laterales, la parrilla en forma de sonrisa con el logo en el centro y los Leds en forma de “C” para las luces diurnas. Estos condimentos, más las líneas curvas en laterales, la trompa filosa y la parte trasera sólida y con mucha personalidad, dan como resultado un vehículo más vistoso y sofisticado. El dibujo de las llantas de 17” es similar al de otros modelos de la marca, y vienen con acabado bitono (efecto "diamantado") en esta versión full que como diferencial también tiene el techo en otro color al de la carrocería. Los apliques cromados en trompa, laterales y cola, elevan su estatus.

El interior

Por dentro también replica varios rasgos del Clio europeo: volante de tres radios con teclas para cruise control y palanca satelital para equipo de audio, plancha frontal y velocímetro digital. El instrumental apela a las agujas para el nivel de combustible y el cuentarrevoluciones. Son agradables las butacas tanto por la cobertura en cuero ecológico como por el formato, que permite viajar de manera relajada. La posición de manejo puede generar alguna controversia debido a que el asiento queda demasiado elevado, aún en su regulación más baja, mientras que la columna de dirección sólo se ajusta en altura. En la consola central la protagonista es la pantalla táctil de generoso tamaño (7 pulgadas) para navegador, audio, cámara de marcha atrás y otros ajustes, además de los datos vinculados con la eficiencia en el manejo a través del sistema Eco Coaching. La calidad general es correcta al igual que las terminaciones que, sin llegar a impresionar, cumplen con los parámetros de lo aceptable.

No hay grandes objeciones para la insonorización, salvo por la rumorosidad del motor que ingresa cuando llega a un régimen elevado. Las plazas traseras brindan espacio suficiente como para que dos adultos se acomoden sin problemas, ya que el tercero no saldrá tan favorecido por el formato de la plaza. Lo bueno es que cumple con la cantidad de apoyacabezas y cinturones de tres puntos: tres y tres. El baúl cuenta con 437 litros que están más que bien para las proporciones del vehículo, y está correctamente iluminado y alfombrado. El punto gris: el neumático de auxilio, temporal (limitado a 120 km/h), que está ubicado debajo del chasis, quedando vulnerable a la suciedad y a todo lo que implica semejante exposición.

Un listado acorde

El hecho de que de serie el Captur cuente con un interesante nivel de equipamiento, hace que éste sea uno de sus pilares. Empezando por el rubro seguridad nos encontramos con cuatro airbags (frontales y laterales), controles de estabilidad/tracción, asistente de arranque en pendientes y ganchos Isofix. Los principales ítems elegidos para el confort son: arranque por botón, climatizador, sensores de estacionamiento, computadora de a bordo y cruise control con limitador de velocidad, además de los que fuimos enumerando y algunos más.

Motor/caja

Debajo del capó está el naftero de 4 cilindros, el conocido F4R de 2 litros utilizado por Duster que entrega 143 caballos de potencia y un torque de 19,7 kgm a 4.000 rpm. La caja también es conocida, la manual de seis marchas con muy buenas relaciones y un impecable selector. Si bien queda en claro de inmediato que la mejor faceta del motor aparece en alto rango de revoluciones, también es cierto que en la ciudad no se requiere andar a los manotazos con el vástago para bajar de cambio en busca de agilidad. Es una buena sociedad realmente y los que prefieren una automática deberán esperar hasta mediados de 2017, cuando se sume una versión CVT. Este matrimonio saca a relucir su compañerismo en cifras correctas del desempeño, como los 11,5 segundos para llegar de 0 a 100 km/h y una velocidad máxima de 190 km/h. En cuanto a consumo también encaja en los parámetros esperados por los 9,2 litros para hacer 100 km en ruta viajando a 130 km/h y los 10,6 litros para andar por la ciudad. La tracción va al eje delantero, ya que por el momento sólo viene de Brasil con esquema 4x2.

Comportamiento

En este aspecto también se lleva una buena nota, tal como ocurre con Duster, de cuyo andar poco difiere. Se siente muy cómodo en los caminos de tierra y los trazados desparejos como también en los suelos con desniveles, debido al diagrama de suspensión y al elevado despeje que llega a los 21,2 cm. Esta característica hace, al mismo tiempo, que aparezcan algunas inclinaciones al momento de tomar una curva en velocidad y también se sienta incómoda ante vientos cruzados. Sin emabargo, en ningún momento se pone en riesgo la trayectoria y no va a defraudar a quien busca un modelo familiar, espacioso y que no tenga limitaciones a la hora de una incursión por el campo o bien hacer frente al acoso cotidiano de las calles de urbanas. Respecto a la dirección, debemos decir que resulta demasiado liviana porque no cuenta con asistencia eléctrica, con lo que a alta velocidad se resigna un poco de ese tranquilizador tacto que se traduce en un mejor control.

Un escalón por encima

La diferencia en valor en comparación con Duster está básicamente radicada en el diseño y en el mejor equipamiento. Para tener un vehículo más atractivo, mejor plantado, más dotado y con otros aires, hay que pagar más, no hay más cuentas que hacer. La versión Zen cuesta 415.000 pesos y la Intens probada asciende a 450.000, cuando la variante más costosa de Duster (Privilege 2.0 4x4) figura a 387.000 pesos. Ante sus rivales queda bien parado porque, más allá de los precios, se planta como una novedad en el mercado donde Ford EcoSport y Chevrolet Tracker esperan sus recambios, mientras Peugeot 2008 hace su camino y Honda HR-V se refirma como una referencia. Lo cierto es que hoy este modelo llega para pelear en la parte alta del segmento, dejando a Duster como un real entrada de gama, y teniendo como “gancho” a la evolución en el diseño, cuestión que en una categoría aspiracional pesa y mucho.

A favor

Diseño

Habitabilidad/baúl

Equipamiento

Diseño

En contra

Auxilio temporal

Dirección sin asistencia eléctrica

Posición de manejo

Notas relacionadas
Arriba