Publicite aquí
Test

Probamos el Citroen C4 Lounge S

Fue lanzado en Octubre del año pasado, completando la gama C4 Lounge, dispone de una estética deportiva y un impulsor THP de 165 CV asociado a una caja manual de 6 marchas.

El Citroën C4 es un modelo afianzado en el mercado argentino. Desde su lanzamiento, en agosto de 2013, hasta la actualidad, se ha ganado gran cantidad de adeptos. A tal punto que se convirtió en el vehículo más vendido en la Argentina por la marca francesa.

Consciente de esto, durante estos casi dos años medio Citroën Argentina ha ido impulsando la “animaciones de gama” (así las llaman puertas adentro) para ir ofreciéndole a los clientes del C4 Lounge nuevos equipamientos de seguridad y confort, más potencia, nuevas transmisiones y hasta una serie especial.

En este último caso nos vamos a detener, ya que tuvimos en nuestras manos un ejemplar del nuevo Citroën C4 Lounge S, una serie especial que se caracteriza principalmente por ofrecer detalles estéticos exclusivos de estilo deportivo y combinar por primera vez en la historia de este modelo el reconocido motor naftero 1.6 THP con la flamante caja manual de seis velocidades.

El Citroën C4 Lounge S se lanzó en octubre del año pasado y tiene asegurada su producción hasta marzo de 2016, pero no hay una cantidad de unidades limitadas. Como toda la gama de este sedán mediano, se fabrica en la planta que PSA Peugeot Citroën tiene en El Palomar, Buenos Aires.

A continuación, vamos a analizar punto por punto de esta nueva serie especial, haciendo especial hincapié, por supuesto, en las cuestiones que lo diferencian del resto de la gama C4 Lounge. Te invitamos a este viaje imaginario para conocer el nuevo “S” en detalle.

Diseño exterior:
Al igual que toda la gama C4 Lounge, la versión S está desarrollada sobre la plataforma de la anterior generación del C4, aquel que se lanzó a la venta en Argentina en 2007. De todas formas, poco tiene que ver con el modelo mencionado, ya que luce un aspecto mucho más moderno, aún a dos años y medio de haberse presentado.

Puntualmente, el C4 Lounge S se distingue de sus pares de gama por la inscripción alusiva al modelo en la zona de los pasos de rueda delanteros, la doble salida de escape cromada, los zócalos internos cromados con el nombre de la marca, la carcasa cromada de los espejos retrovisores y las llantas de aleación de 17 pulgadas de diseño exclusivo “Arena Diamantada”.

Cuando fue presentado, desde Citroën Argentina eligieron el lema “Carácter a la vista”. Y, si bien es cierto que es un sedán con mucha personalidad, el carácter del C4 Lounge S no está definido por su estética, si no por lo que lleva debajo de su capot. Ya veremos por qué.

Al margen de estos ítems, el C4 Lounge S mantiene cada uno de los aspectos que le confieren una silueta muy elegante, una de las más refinadas de su segmento. Su imagen exterior es bien armoniosa, en gran parte gracias al corto voladizo trasero, que le permitió reducir su longitud 15 cm respecto al viejo C4.

En cuanto sus neumáticos, está equipado con los Michelin Primacy 3 de medida 225/45 R17, pero la rueda de auxilio viene con llanta de chapa y medida 205/55 R16. Esto quiere decir que no es homogénea y de distinta medida a las cuatro rodantes y que, en caso de tener que reemplazar un neumático, el usuario del C4 Lounge S verá modificadas las prestaciones y la dinámica del vehículo. Tal es así que los especialistas recomiendan, en ese caso, no conducir a velocidades mayores a 80 km/h.

Las dimensiones del nuevo Citroën C4 Lounge S están integradas por un largo de 4.621 mm, un ancho de 2.100 mm y un alto de 1.505 mm. A su vez, la distancia entre ejes es de 2.710 mm.

Diseño interior:
Concretamente, lo que diferencia al C4 Lounge S del resto de la gama son las butacas delanteras (de correcta sujeción) con tapizados de tela y costuras rojas, y la inscripción referida a la serie especial en los asientos delanteros y en la plancha de abordo, aunque no hubiese estado mal, sin embargo, equiparlo con otros detalles que justifiquen su personalidad “deportiva”.

Más allá de esto, siempre el C4 Lounge se destacó por un interior de excelente calidad de terminaciones y materiales, y la serie especial S no es la excepción. Indudablemente, éste es un aspecto en el que se destaca por sobre sus competidores.

En las plazas traseras, si bien es un vehículo homologado para cinco pasajeros, el quinto habitante que se ubique en la plaza trasera central sentirá una rigidez en el respaldo, ya que ahí se ubica el apoyabrazos, ideal para cuando atrás van sólo dos pasajeros.

En cuanto a la capacidad de baúl, ofrece 450 litros, una cifra que se ubica en el intermedio de sus competidores: Renault Fluence (530), Peugeot 408 (526), Volkswagen Vento (510), Nissan Sentra (503), Toyota Corolla (470), Chevrolet Cruze (450), Ford Focus (421) y Honda Civic (376). Su sistema de apertura con bisagras es del tipo balancín que le quita la posibilidad de cargarse hasta el tope sobre los laterales.

Instrumental:
El panel de instrumentos consta de tres cuadrantes circulares. En el de la izquierda, que es digital, se visualizan las revoluciones por minuto. En el del centro se ubica el cuentakilómetros, que puede leerse en formato analógico y en digital, éste último en una pantalla ubicada en el medio del cuadrante (la generación anterior del C4 fue uno de los primeros modelos de su segmento en incorporar esta solución, aunque lo traía en el centro de la plancha de abordo). Y en el de la derecha se encuentra el indicador de nivel de combustible digital, que le avisa al conductor cuántos kilómetros podrá recorrer hasta verse obligado a recargar.

En este apartado, debemos decir que ofrece toda la información necesaria para el conductor y a simple vista, sin tener que desviar demasiado la atención del camino, algo muy importante por su seguridad.

Los errores del velocímetro detectados fueron los siguientes: cuando marcaba 80 km/h, la velocidad real era de 75 km/h; cuando marcaba 100 km/h, era de 96 km/h; cuando marcaba 120 km/h, era de 116 km/h; y cuando marcaba 130 km/h, era de 125 km/h. El error promedio es de 4,33 por ciento.

Equipamiento:
El Citroën C4 Lounge S está desarrollado sobre la variante Tendance, por lo que comparte con ella el listado de confort. El mismo está compuesto por: guantera refrigerada, climatizador automático bizona personalizable, limitador y regulador de velocidad programable; radio con CD, MP3, entrada auxiliar, USB y Bluetooth con mandos al volante; sistema de especialización 3D del Sonido ARKAMYS y doble antena; tablero de instrumentos con función Black Panel y colores personalizables, apoyabrazos central delantero regulable en altura y espacio guarda objetos.

Asimismo, viene con el sistema de navegación GPS con pantalla LCD de 7 pulgadas integrada. Desde allí se pueden operar las distintas funciones del vehículo, como el sistema de audio, la información del vehículo y la conexión con el dispositivo móvil del conductor, entre otras. A esta altura, éste parece un equipamiento casi obligatorio en todos los sedanes de su segmento, pero increíblemente algunos no lo ofrecen. Bien por el C4 Lounge y su serie especial S.

Seguridad:
El C4 Lounge S viene con frenos ABS con Repartidor Electrónico de Frenado y Ayuda al Frenado de Urgencia. Con este sistema, según nuestras mediciones, frena de 100 km/h a 0 en 38,5 metros, una cifra más que correcta

Además, trae doble airbag frontal, anclajes Isofix para las sillas de los niños, cierre centralizado de puertas y baúl con mando a distancia, sensores de estacionamiento trasero-sonoro-visual y “Súperbloqueo”.

El “Súperbloqueo” impide que una persona pueda abrir el vehículo desde afuera rompiendo el ventilete y que se robe la rueda de auxilio, como sucedía hasta hace poco tiempo. Básicamente 

 lo que hace es trabar el vehículo para que ni siquiera accionando las manijas interiores puedan abrirse las puertas. Para eso, el conductor deberá accionar dos veces seguidas el botón de cierre en la llave.

El equipamiento de seguridad es un apartado que genera polémica entre los interesados por el C4 Lounge S. Principalmente, porque viene sin Control de Estabilidad (ESP), un ítem fundamental para resguardar la integridad de los ocupantes ante posibles excesos en la conducción, ya que evita los derrapes, siempre dentro de los límites de la física, por supuesto.

El Control de Estabilidad está ausente en esta serie especial porque está, como ya dijimos, construida sobre la versión Tendance, que tampoco lo ofrece. Para que el C4 Lounge S cuente con ESP tendría que haberse desarrollado a partir de la opción Exclusive, pero eso hubiera dejado al sedán muy cerca del límite de la primera línea de los impuestos internos en la época de su lanzamiento, lo que podría haber provocado un precio demasiado elevado. Al menos así lo explicaron desde Citroën Argentina.

 

Notas relacionadas
Arriba Descargá nuestra APP y recibí las noticias directamente en tu smartphone!