Publicite aquí
Noticias

Nissan aplazaría su cierre hasta el 2022.

Marelli estudia 1.200 despidos por la pérdida del cliente tras la manifestación de unos 300 empleados de Nissan en Barcelona que se desplazaron hasta Cantabria, donde la automotriz tiene otra planta

El Gobierno le planteó a Nissan que posponga el cierre de sus plantas de Barcelona para dar tiempo a negociar una alternativa para preservar los empleos de estas fábricas y los de sus proveedores. El aplazamiento cuenta con el respaldo de la Generalitat.

Nissan sólo se mostró abierta a negociar la continuidad del centro técnico y de la central de compras, lo que podría evitar casi 400 de los 5.525 despidos previstos.

El impacto entre los proveedores cobró fuerza. Después de anunciar el despido de 57 trabajadores de sus plantas de Zona Franca en Barcelona y de Santa Margarida i els Monjos, Marelli, propiedad del grupo japonés Calsonic, avisó ayer que el cierre de Nissan puede afectar a 1.200 empleos si no se encuentra un nuevo cliente que sustituya a Nissan, según anunció su primer ejecutivo, Hiroshi Moriya. Aseguró que: “Teniendo en cuenta que hemos construido una fábrica en línea con la producción de Nissan, tenemos que reducirla de la misma manera” y agregó: “Nosotros también tenemos una fábrica en Barcelona. Si no podemos encontrar un cliente, tendremos que reestructurar la situación de 1.200 empleados”.

Desde el Ministerio de Industria y desde el Departament d’Empresa se ha hecho llegar a la multinacional el mensaje de que hay un riesgo claro de judicialización del conflicto, pues los sindicatos están dispuestos a denunciar el ERE ante los tribunales, entre otras cosas porque se ha presentado sin haberse agotado los plazos de negociación en el ámbito del comité europeo. Según las fuentes consultadas, también se ha advertido a la compañía que Catalunya está en vísperas de entrar en campaña electoral, con lo que el conflicto tomará aún una mayor politización.

Nissan recordó la intención de cerrar las plantas de Zona Franca, Montcada y Sant Andreu a partir de Diciembre del 2020 y subrayó que: “la dirección local liderada por Frank Torres, trabaja para intentar encontrar la mejor solución para las partes durante todo este proceso”. También reiteró su “llamamiento público para que todas las partes se sienten a dialogar porque es la mejor manera de avanzar, algo que hasta la fecha aún no se ha producido”. Fuentes de la empresa recordaron que el proceso de consultas se inició el 30 de junio.

Casi 300 trabajadores subcontratados por Nissan iniciaron un procedimiento de reclamo judicial por cesión ilegal de plantilla en las instalaciones de la Zona Franca. El colectivo de demandantes, formado sobre todo por personal de Acciona Facility Services, asegura que “moralmente” son trabajadores de Nissan, van a perder su empleo por el cierre de la fábrica, y no están incluidos en la negociación del ERE por lo que sus condiciones serán peores, según informa ACN.

Luego de varias negociaciones, Nissan anunció que llegó a un principio de acuerdo y pospondrá su cierre para 2021, con un plan de indemnizaciones y reindustrialización.

Según indicaron medios de prensa españoles, la automotriz se comprometió a no realizar despidos hasta el 31 de diciembre-; la reindustrialización –la marca y sus trabajadores se comprometen a colaborar en la adaptación de la planta en caso de que sea adquirida por otra empresa y garantizando el empleo tres años más para los operarios que accedan a la misma (en caso de no poder garantizar esos tres años, cada trabajador cobrará una indemnización no menor a 25.000 euros)-: y un plan de indemnizaciones que estipula que para los trabajadores nacidos antes del 1967 cobrarán el 90% del salario neto hasta los 62 años, para los que nacieron en 1967, el 85% del salario hasta los 61 años, para los que nacieron en 1968, el 80% del salario hasta los 61 años y para los que nacieron en 1969, el 75% del salario hasta los 61 años.

Así, se abre un panorama optimista para los empleados de Nissan, mientras se analiza ¿cómo será la continuidad de los tres complejos industriales?. Puede ser un proyecto a cargo de la propia firma nipona o de otras empresas, dado que varias compañías e inversores –se habla de dos automotrices y dos fabricantes de baterías para vehículos eléctricos- ya mostraron su interés en utilizar las fábricas.

 

     Patricia A. Perrotta.

Notas relacionadas
Arriba Descargá nuestra APP y recibí las noticias directamente en tu smartphone!